Prensa escrita

Primero visibles, luego en acción.

Los movimientos de diversidad sexual están aportando una visión de sociedad que apuesta a la unidad en la diversidad ya que confronta con los valores tradicionales de una sociedad con estatus, condición homogenea y familias tradicionales en medio de un mundo que abre os ojos a la diversidad de genero y a la organziación de estos grupos antes excluidos y maltratados.

No se puede negar que hay valentía en enfrentar a una sociedad que ve a las personas de la diversidad como una enfermedad, como lo expresa un político boliviano en el congreso, o como formadores de la violencia a los niños como lo muestran las supuestas leyes de protección a niños en Rusia.

En Centroamerica estamos entre dos aguas. Unas tradicionales que estan buscando acabar con los derechos humanos e invizibilizar cualquier acción de organización pues se los toma como un peligro de corrupcion social y, otra vertiente, que esta buscando las mismas condiciones que hombres y mujeres heterosexuales, una participación en los seguros sociales y una aceptación de la diversidad de género.

Sin embargo, existe población diversa que aun no asume ninguna de las dos vertientes y trata de buscar cobijo en el anonimato, las convenciones sociales y el silencio propio y de sus familiares. Esto inevitablemente frena cualquier intención de organización y de protección social pues ni la legislación ni los movimientos sociales pueden contra la ambiguedad y el silencio.

Casabierta apuesta por la organización, la protección y el emprender social de los grupos de diversidad sexual y de todas las minorias excluidas que trabajen en Derechos Humanos, sabemos por ello que primero visibles y lego la acción social pueden ser el camino a los tiempos de cambio. 

Tags: CASABIERTA,


Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua